La innovación del mañana para la empresa de hoy

La necesidad de la optimización de datos y la total conectividad, ha ido en augmento durante los últimos años, a causa de un constante consumo de datos y de la evolución de la sociedad con la era digital ha dado paso a que los data center sean una herramienta imprescindible en cualquier empresa del siglo XXI.

En este escenario, es fundamental que dichas empresas cuenten con infraestructuras acordes que puedan asegurar un rendimiento adecuado que sea un respaldo a este tipo de economía digital algo nada complicado cuando hablamos de soluciones adaptadas para la mediana empresa como puede ser un micro data center.

El hecho de hablar de data center hace que nos venga a la cabeza, que estas herramientas están pensadas tan solo para grandes empresas, con gran capacidad de inversión en tecnología y grandes estructuras, pero a día de hoy eso ya no es un hecho, puesto que cualquier mediana empresa puede disponer de un centro de procesos de datos, y no tan solo que pueda acceder si no que dichas empresas tienen en cierta medida de tener estos datos en algún tipo de almacenamiento, exigiendo CPD con las mismas prestaciones que uno de una gran compañía.

 

La herramienta base para las medianas empresas

Como comentábamos e independientemente del tamaño de estos centros de datos, hoy en día todas las empresas necesitan un Data Center para su funcionamiento, almacenamiento y funcionabilidad diaria. Y es en este punto donde las soluciones modulares, entran en juego, dando paso a micro data center para formar parte del equipo adaptándose a sus necesidades, cumpliendo todos los requisitos con los que cuenta CPD, en pequeñas dimensiones.

Desde un solo rack, se puede disponer de una instalación, equipada con climatización de precisión, segura, con sistema de detección y extinción de incendios, controles de acceso y monitorización para que se tenga en cuenta cualquier tipo de variable como la temperatura, humedad, intrusismo, etc.

¿Que ventajas tiene un Micro Data Center?

Una de sus múltiples ventajas son los tamaños de estos equipos, puesto que no hace falta grandes espacios para su instalación, sin tener que estar montado en una habitación especifica. Son soluciones completamente flexibles, modulares y adaptables, que pueden crecer de forma rápida y sencilla según las necesidades del cliente. Por no hablar de la facilidad de trasladado del equipo que aporta una ventaja adicional al cliente en caso de un crecimiento empresarial, el equipamiento se muda con la oficina.

Los Data Centers para la mediana empresa son un factor competitivo cada vez más presente en un mundo digitalizado donde la adaptación es un factor clave.